Están libres de acetonas, parabenos, gluten e ingredientes de origen animal. Son hipoalergénicos y biodegradables. Los acaba de traer a España la cadena bellezas Sundara, una de las pocas en Europa que sólo utiliza cosmética biológica avalada por sellos internacionales.