Una limpieza en profundidad de la piel, previene la aparición de impurezas y elimina sus toxinas. Con este tratamiento conseguirás un efecto “desintoxicante”, y permitirás a tu piel respirar libremente mientras adquiere un aspecto más sano y radiante.