Uno de las principales características de la lavanda es su capacidad para restaurar los tejidos dañados o envejecidos. En aromaterapia tiene propiedades sedantes, también se emplea como inductor del sueño.

Aunque sus efectos son mayores sobre pieles envejecidas o dañadas, se trata de un tónico ideal para todo tipo de pieles. Debido a su efecto antiinflamatorio, se utiliza como loción tónica facial tras la limpieza de cutis o peeling.

  • Capacidad: 125 ml.

Principios Activos: Hidrolato de Lavanda.

Aplicación: Utilízalo como tónico natural para refrescar y limpiar la piel antes de aplicar nuestra crema natural.